Historia del jardín "Paisaje nativo" en el Museo de Ciencias Naturales



Nota publicada en "El Carnotaurus" Nro 128 (la revista digital del Museo Argentino de Ciencias Naturales). Les agradecemos por haber dado lugar a "Paisaje Nativo", un proyecto tan querido por la Asociación.

Hace muchos años Ricardo Barbetti con algunos voluntarios y donaciones de plantas comienzan a plantar especies autóctonas en un predio del Museo de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia". Elige un terreno donde están ubicados tres grandes árboles de la selva. Diseña un jardín con senderos para que las personas recorran y conozcan la naturaleza nativa de esta zona de la provincia de Buenos Aires. Este jardín recrea los paisajes de talar, barranca,
selva, prado y juncal existentes antes de que los asentamientos acabaran con estos paisajes.
En el año 2004 formamos un grupo (arquitecta Marta Montero, licenciada Andrea Sucari y el naturalista Ricardo Barbetti) y presentamos un proyecto al director del Museo doctor Edgardo Romero quien permitió el desarrollo de este proyecto.
Paisaje Nativo nos muestra la naturaleza casi en su estado natural, lo que había y crecía solo en este ambiente. Hay allá más de 200 especies nativas y se acercan actualmente 40 especies de aves libres. Contamos con un sendero para recorrer el lugar y carteles indicativos de las distintas regiones. Tiene un valor emblemático y simbólico en contraste con el diseño del Parque Centenario.
Emblemático porque vemos al conocer la naturaleza silvestre de Buenos Aires su diferencia con un parque actual, y simbólico por la ruptura de la trama urbana que se percibe al entrar al Paisaje Nativo dada la intensidad y el carácter de las actividades que concentra la zona. Este jardín formó parte de la Red Argentina de Jardines Botánicos.
Sería interesante abrir este Jardín al público con visitas guiadas para las instituciones y demás interesados. En un segundo tramo se podría utilizar el invernadero existente para criar plantas como actividad con las personas que visitan el predio, así como organizar charlas educativas para el público en la casita allí existente llamada Centro de Interpretación.
La Terapia Hortícola es una actividad de encuentro de lo humano con su propia naturaleza, entendiendo su propia naturaleza como parte de un mundo natural que nos precedió y del que formamos parte. A través del ejercicio de la jardinería en encuentros grupales las personas se sienten parte de la naturaleza.
Esto modifica su conocimiento, comprensión, actitudes, actividades y relaciones de su vida. Deviene la salud como consecuencia del sentido que este conocimiento otorga a cada instante del vivir.