El contacto con la naturaleza aumenta la salud humana

El contacto con la naturaleza aumenta la salud humana.

Miércoles, 10 de octubre 2012

Además de frecuentar zonas verdes, sean bosques, jardines o zonas peatonales, hace que la gente tienda a ser más generosa y a confiar en los demás.

Tras más de una década de investigaciones, científicos del Laboratorio de Paisaje y Salud de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, han concluido que la naturaleza es necesaria para una buena salud y que influye bien en el comportamiento humano.

Según los investigadores, en zonas donde hay espacios verdes, la gente es más generosa y sociable y hay lazos mas fuertes de vecindad social y mas sentido de comunidad, más confianza mutua y mas voluntad de ayudar a los demás.

En lugares con menos zonas verdes, el índice de violencia, crimen y delitos contra la propiedad es mayor. Por Amalia Rodríguez.

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Benjamin Wahiche. Fuente: photoxpress.com

 

El color verde evoca la naturaleza, la calma, la armonía. También se relaciona con el bienestar, porque los espacios naturales aumentan nuestro potencial de salud y de buen carácter, señala un equipo de científicos del Laboratorio de Paisaje y Salud de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, en un comunicado de esa universidad.

Tras conseguir información durante años e investigar la relación naturaleza-salud en diferentes regiones y en distintos segmentos de población, estos investigadores han llegado a la conclusión de que frecuentar zonas verdes, bosques, jardines o zonas peatonales, hace que la gente sea más saludable y generosa, a confiar en los demás, y a mostrar mayor voluntad en ofrecer ayuda.

"Un paseo por el parque es más que una buena manera de pasar la tarde. Es un componente esencial para una buena salud”, asegura Frances Ming Kuo, responsable de la investigación y directora del Laboratorio de Paisaje y Salud, que lleva más de una década estudiando, junto con William Sullivan y Andrea Faber Taylor, el efecto de los espacios verdes en los seres humanos, para demostrar o refutar nociones tradicionales al respecto.

Kuo dice: "Como las ratas y otros animales de laboratorio que viven en ambientes muy diferentes de su hábitat natural sufren alteraciones y trastornos que dañan su funcionamiento social, a las personas les pasa lo mismo".

Entre las conclusiones de sus investigaciones: “en los entornos más verdes la gente es más generosa y más sociable. Hay lazos fuertes de vecindad social y un mayor sentido de comunidad, más confianza mutua y mas voluntad de ayudar a los demás.

En cambio, en lugares con menos zonas verdes, comprobamos que el índice de violencia, las acciones criminales y los delitos contra la propiedad - incluso considerando los ingresos y otros factores influyentes- son mayores. Y "en estos ambientes, las personas sufren más soledad y tienen menor apoyo social”, dice Kuo.

Diversidad de estudios

Anteriormente, Kuo y su equipo habían analizado la relación entre la ausencia de un entorno natural y la irritabilidad, habían confirmado la relación entre la exposición a la naturaleza y el autocontrol y la disciplina en niñas y habían estudiado la importancia del contacto con el medio en el desarrollo infantil, entre otros temas.

Los investigadores han llegado a conclusiones que confirman los beneficios de la naturaleza. El contacto directo con entornos naturales causa mayor rendimiento y produce mejora en el aprendizaje, fortalece la auto-disciplina y el control de los impulsos. Da mayor salud mental.

Las personas que no conviven con la naturaleza tienden a sufrir déficit de atención, hiperactividad, mas ansiedad y depresión.

”Si estos datos no son lo suficientemente convincentes”, dice Kuo, “lo es el que los resultados de los parques y lugares verdes en la salud humana van más allá de los beneficios psicológicos, porque traen beneficios también para la salud física”.

Amalia Rodríguez Gómez