El monje confundido

A veces buscamos el conocimiento, otras veces tenemos la enorme fortuna de encontrarnos con él... si es que nos liberamos para escuchar nuestros sentires y observar con atención lo que otros nos brindan (sean ellos humanos, otros animales, insectos, plantas...).

                                   No busque, encuentre